Zada, la afgana que se ocupaba mucho hacia adentro.

Echo mucho de menos escribir. Hace tiempo una profesora de lengua me dijo que hacía buenos comentarios de texto, y ese comentario suyo me ayudó a tomar la decisión de estudiar Periodismo. Al cabo de muy poco me di cuenta de que no era lo mío. Desde entonces he escrito diarios, en cuadernos bonitos ySigue leyendo “Zada, la afgana que se ocupaba mucho hacia adentro.”