Bailando descalza ante los más ricos parisinos

Qué bonito, la mujer descalza bailando libre. Me encantó ver que una bailaora también pudiera bailar sin zapatos. Aquí transcribo el reportaje del periódico: En la suntuosa elegancia de Maxim’s en París, una joven gitana de los barrios pobres de Barcelona hacía girar velozmente su falda y ondular sus encantadoras manos en una danza frenética.Sigue leyendo «Bailando descalza ante los más ricos parisinos»