La historia de mis caderas

Las caderas siempre me han llamado la atención. Todavía recuerdo cuando salíamos a bailar en los primeros años de la adolescencia, cómo me sentía ¨inconscientemente restringida¨, no debía mover mis caderas demasiado porque si no podríamos llamar la atención de los chicos de atrás en el bar. Algo parecido ocurría con mis brazos: me dabaSigue leyendo “La historia de mis caderas”

Bailar es “solo para la vida real”

– mi propio dibujo acerca de esta mujer – Echo de menos bailar. Uno puede creer que trabajando como danza movimiento terapeuta una bailaría mucho, o al menos suficiente. Pero no siempre es así.  Tener esta profesión no da demasiada seguridad económica o estabilidad (no se publican apenas ofertas de trabajo),  así que a principiosSigue leyendo “Bailar es “solo para la vida real””

La historia del triángulo

Hace tres días, un martes me junté con unos amigos de amigos en un bar de Amsterdam. Todos ¨skilled migrants¨, vamos inmigrantes de toda la vida pero con buenos estudios y buen trabajo. Casualmente todos del sur de Europa: griegos, un chico turco, mi amiga madrileña y yo. A mitad de la viva conversación, entreSigue leyendo “La historia del triángulo”

Zada, la afgana que se ocupaba mucho hacia adentro.

Echo mucho de menos escribir. Hace tiempo una profesora de lengua me dijo que hacía buenos comentarios de texto, y ese comentario suyo me ayudó a tomar la decisión de estudiar Periodismo. Al cabo de muy poco me di cuenta de que no era lo mío. Desde entonces he escrito diarios, en cuadernos bonitos ySigue leyendo “Zada, la afgana que se ocupaba mucho hacia adentro.”